sábado, 17 de febrero de 2018

DAME UN RUSO QUE YO TE HAGO UN VILLANO

La campaña anticomunista norteamericana fue un asunto de Estado que terminó diluyéndose en la cultura popular. Recordemos que setenta años después de la revolución bolchevique que puso en el poder al comunismo en Rusia, el villano más odiado del cine era Iván Drago (el malo de Rocky IV, que había sido militar condecorado del Ejército Rojo, por si no lo recuerdan). A todos nos parecía lógico asimilar su origen soviético con el enemigo a batir. En el cine fueron habituales los villanos tipificados de este modo hasta los años noventa, y en los cómics también aparecían habitualmente enemigos de los superhéroes que, si provenían de la URSS, eran catalogados inmediatamente como villanos de manual.

Mediante un análisis de los mensajes y de los personajes que aparecieron en los cómics de superhéroes de Marvel publicados entre 1961 y 1968, el doctor y profesor José Joaquín Rodríguez, nos deja claro el porqué de la tipificación del mal, su ridiculización asociada y, lo que es más importante, su devaluación a partir del año 1968, cuando el público lector se había ido percatando de que la ideología no se resolvía con ecuaciones binomiales: 

LOS VILLANOS COMUNISTAS EN LOS CÓMICS DE STAN LEE  

Tebeosfera. Si es ridículo y viste rojo es supervillano y comunista. 

martes, 13 de febrero de 2018

EL CINE DE LOS POBRES


La historieta y el cine son medios hermanos, nacidos en el siglo XIX y cuyo desarrollo como medios masivos corrió paralelo durante buena parte del siglo XX, por lo que las inspiraciones, trasvases y adaptaciones entre ellos fueron y continúan siendo moneda corriente.

Aunque hoy en día parece que el cine y la televisión actuales se inspiran más en los cómics que a la inversa, durante muchos años la historieta utilizó de la popularidad de las estrellas de cine para nutrir sus guiones, entre las que destacó Charlot, que se basaba en las gracias de la estrella cinematográfica. No en vano, durante muchos años el tebeo fue considerado “el cine de los pobres”. Paco Baena, en su obra Tebeos de cine centra su análisis en los "tebeos clásicos", de 1900 a 1970, donde podemos comprobar hasta qué punto ambos medios se apoyaron el uno en el otro:

Mas detalles en la reseña que hace Manuel Barrero de esta interesante obra:
CINE EN LOS TEBEOS

Tebeosfera. ¡Rodando! 

domingo, 11 de febrero de 2018

CHE GUEVARA: EL GUERRILLERO HEROICO


En marzo de 1960, el fotógrafo cubano Alberto Korda tomó la famosa fotografía de Ernesto "Che" Guevara titulada El guerrillero heroico, considerado el retrato más reproducido del siglo XX. Desde su muerte en 1967, el Che se convirtió en la representación del soplo de la revolución socialista y su famoso retrato ondea en cuanto se hace audible el menor suspiro de rebelión. La historia de este famoso retrato es el hilo conductor de la historieta biográfica de Marco Rizzo y Lelio Bonaccorso “Che” Guevara. La novela gráfica. Esta historia es el pretexto para narrar una serie de episodios de la vida del Che desde el principio de la revolución cubana hasta su muerte en Bolivia.

El investigador francés Camille Pouzol nos ayuda a descubrir la forma en la que los relatos se entremezclan formando una red trenzada y nos demuestra cómo la historieta resulta particularmente eficaz en la construcción de este tipo de biografías heroicas. El análisis que hace de este álbum complejo y sorprendente despierta el deseo de descubrir los distintos episodios de la biografía de este mito carismático.

CHE GUEVARA. LA NOVELA GRÁFICA: CUANDO LA HISTORIETA CONSTRUYE EL MITO

Tebeosfera. Tebeos míticos.

miércoles, 7 de febrero de 2018

REVOLUCIONARIOS CONTADORES DE HISTORIAS


Las revoluciones socialistas tuvieron hondo calado en las sociedades latinoamericanas a lo largo de todo el siglo XX. Desde Zapata a Sendero Luminoso, el “fantasma” que había recorrido Europa luego culebreó por los caminos de América del Sur. Si nos detenemos en Argentina podemos observar un panorama similar al ocurrido en otros países: Gobiernos opresores y pueblos deseosos de mejorar sus vidas que, visto el ejemplo de la revolución socialista, quisieron probar suerte. Lo intentaron y se vertió mucha sangre, demasiada. Más de lo esperado porque nadie sospechaba tanta crueldad… 
A esta memoria nos retrotrae el profesor e investigador Tomás Ortega, que ausculta la obra de historieta de dos figuras implicadas ideológicamente en su día contra el capitalismo y que luego se convertirían en leyenda: Héctor G. Oesterheld y Julio Cortázar. En este artículo se habla de obras ampliamente conocidas (como El Eternauta) y de otras casi por completo desconocidas (como “Reunión”) para contextualizar la figura del “héroe colectivo” que transformaría el modo de entender la historieta y sus mensajes antes de la revolución autoral en los cómics de todo el mundo. 
PRIMER Y ÚLTIMO ROUND POR LA REVOLUCIÓN: HGO Y CORTÁZAR 

Tebeosfera. Tebeos por la causa revolucionaria.
 

domingo, 4 de febrero de 2018

EL COMUNISMO ILUSIONADO DE UN NACIONALISTA ANDALÚ

Andrés Martínez de León ha sido uno de esos nombres que por ser del Sur suenan más remotamente a los aficionados al humor e incluso a los estudiosos de la sátira o la historieta. Lo queramos reconocer o no, así es. Él fue una figura prominente de la cultura andaluza: pintor, sobre todo pintor; periodista gráfico, o reportero con el humor; historietista de vanguardia, con similares méritos que de los vinculados a la Generación del 27; nacionalista en la gracia y en el lenguaje (siempre apostilló sus viñetas con habla andaluza); republicano alegre y comunista combativo, ya cuando la guerra. Histórico. Un grande.

Durante la década justamente anterior al estallido de la Guerra Civil se fue acercando cada vez más a las izquierdas y a los medios republicanos que abrazaban el socialismo como solución a los problemas del pueblo. Incluso fue el reportero gráfico escogido por su talento y trayectoria para viajar a Rusia en 1935 con el fin de constatar la consolidación de la Revolución rusa y demostrar que todo aquello del comunismo había funcionado de maravilla.
Él volvió contento. Y al cabo de unas semanas, estalló la guerra y el futuro se ensombreció. Manuel Barrero, buen conocedor de la vida y obra de Martínez de León, nos lo cuenta en este documento:

LA PROMESA DEL COMUNISMO SEGÚN OSELITO

Tebeosfera. Er tó pa tó.

domingo, 28 de enero de 2018

COMUNISTAS EN LOS EE UU. EL VILIPENDIO DESDE EL CÓMIC


El proceso revolucionario soviético apenas ha sido tratado con la mínima seriedad en los cómics americanos. El comunismo ha sido una ideología con escaso seguimiento y credo en los Estados Unidos, máxime si tenemos en cuenta que allí se desató una fiera campaña anticomunista desde los años veinte (fue Mitchell Palmer el primero en hablar del “Peligro Rojo”) pero que fue realmente cruda tras la II Guerra Mundial.
En este documentado artículo del catedrático de Derecho Ignacio Fernández Sarasola se repasan los intentos de practicar la didáctica anticomunista mediante el cómic, tanto utilizando productos de carácter abiertamente propagandístico o tendencioso, como convirtiendo a los personajes rusos de los comic books en verdaderos fantoches ante los lectores. Esta última opción no era otra cosa que la plasmación de las denuncias que hacían los anticomunistas, que identificaron siempre los logros de la revolución con una espiral de obvia pobreza y tiranía enquistada en los territorios soviéticos.

Es este un documento que, además, ha sido ilustrado con tal profusión que también supone un festival de imágenes: 
EL IMPACTO DE LA REVOLUCIÓN COMUNISTA EN LOS COMIC BOOKS


Tebeosfera. Desde Rusia sin amor.

viernes, 26 de enero de 2018

TRAVIESO Y TERRORÍFICO: SOUICHI




Treinta años dando miedo tiene que significar algo. Ese tiempo es el que lleva lleva Juni Ito creando pesadillas sobre el papel, con un talento para provocar inquietud y zozobra que pocos son capaces de igualar.

Uno de sus personajes más logrados es Souichi, un eslabón entre sus primeros trabajos (en los que todavía alguna concesión a la comicidad había) y su posterior florescencia en lo sobrenatural.

Nuestro hombre en Japón, Francisco Javier López, doctor por estudiar el Japón, nos habla de esta obra y su autor en la reseña

LAS MALDICIONES DE SOUICHI

Tebeosfera. Un clavo saca otro clavo.



jueves, 25 de enero de 2018

EL ESCLAVO REVOLUCIONARIO




Recordar la efeméride de la Revolución Rusa implica reflexionar sobre la razón y la necesidad de las revoluciones sociales. Y también implica meditar muy detenidamente sobre el origen de las mismas. ¿Por qué no se produjeron antes si la opresión señorial sobre la masa campesina, gremial u obrera había sido muy ruda desde la antigüedad? ¿Es que para toda revolución hacen falta cabecillas que lideren la pasión que inflama pechos y que aúpa puños?

Se ha brindado a responder a estas preguntas el profesor, experto en mitología y además buen escritor de novelas de todo signo Ricardo Vigueras, español que oficia como profesor en México. Y lo hace acudiendo a una figura que nos puede sorprender en un principio: Espartaco. ¿Qué tendrán en común el tipo del mentón con hoyuelo y el comunismo, nos preguntaremos? Pues mucho. Porque el Espartaco real no sabemos si pudo parecerse a Kirk Douglas pero desde luego sí que presenta similitudes con el proceso de toma de poder en Rusia, bien que Lenin y Stalin ocuparon tronos a los que no llegaron Espartaco y Craso.

La figura histórica de Espartaco es poco conocida debido a la distorsión que ha sufrido en el cine y los tebeos, de ahí que convenga especialmente leer este denso ensayo de Vigueras:

Tebeosfera. El fantasma que recorre los tebeos.

martes, 23 de enero de 2018

POR EL SUFRAGIO HACIA EL FEMINISMO




Decía Simone de Beauvoir que la primera feminista fue Chistine de Pizan, veneciana con suerte que pudo dedicarse a la poesía y a lanzar ideas tan peligrosas en el siglo XIV como que en las mujeres podían albergar el sentido de la razón, la rectitud o la justicia. Qué locura. 

Cinco siglos más tarde las mujeres aún no podían votar, y algunas, armadas de valor, salieron a las calles a defender sus derechos, arriesgándose a la represión y la cárcel, abriendo camino. El derecho al voto que todas gozan hoy se debe en parte a ellas, a las sufragistas peleonas como Davison, Pankhurst, Karr, Fawcett, Sanger o Heathcote. De estas dos últimas se han hecho tebeos, incluso.

El doctor y profesor Julio Santamaría nos habla de esta esforzada revolución eterna, la de las mujeres en pos de la igualdad en la vida social, en esta reseña de dos obras recientes que tratan sobre la vida de dos luchadoras por la igualdad de sufragio:


Tebeosfera. Si no votas estás fuera.

lunes, 8 de enero de 2018

LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE EN VIÑETAS




Aquel año de 1917 cayeron los últimos reyes, los autócratas. La Revolución rusa transformó el mundo, sobre eso no cabe ninguna duda, pero en su momento no existían los medios de comunicación que hoy conocemos y no fue una noticia instantánea ni con la repercusión que le concedemos en la actualidad (aunque hay que decir que un siglo después el regente ruso, Putin, tampoco ha querido rememorarla como un acontecimiento capital de la historia de su país). 

En su momento, en España tuvo una repercusión tímida en las viñetas satíricas, lo que revela algo interesante: que debido al contexto en que se produjo las sociedades ajenas a Rusia se dividieron automáticamente en dos bandos a la hora de evaluar aquella revuelta del pueblo contra sus zares.

Los eminentes profesores y estudiosos de la sátira española Antonio Laguna y Francesc Martínez nos lo explican en este estupendo documento que sirve de introducción de lujo a nuestro número dedicado a las revoluciones socialistas y sociales en los últimos cien años.


Tebeosfera. Tebeolcheviques dibujados.

domingo, 31 de diciembre de 2017

EL ÚLTIMO DOMINGO




La más recordada de todas las revoluciones populares sucedió en domingo y la lideró un cura. Fue el padre Gapón, sacerdote ortodoxo de buena cuna pero que supo comprender las necesidades del pueblo llano ruso, por entonces gobernado con una dureza excesiva por el último de los zares. 200.000 fueron a pedir audiencia a Nicolás II pacíficamente y recibieron el fuego de la ira: cayeron 200 y 800 resultaron heridos. La represión injustificada despertó la indignación de los campesinos y los trabajadores, y de los militares más tarde. De este modo, se fue larvando un clima de insatisfacción que preparó el camino para la revolución de los soviets, que tuvo lugar exactamente al cabo de doce años.

El zar terminó cayendo, sí, pero no todo quedó a gusto de todos. Por eso llegaría luego otra revolución, la bolchevique, plena de astucias y juegos de poder, que reivindicaba el Gobierno desde el pueblo pero con otros mecanismos. La verdadera “revolución rusa”, la revolución popular, fue la que germinó en enero de 1905, vivida y sufrida por los que reclamaban mejoras salariales y más pan. Por los que vertieron su sangre innecesariamente, demostrando que con la crueldad se van escribiendo los libros de historia.

Pedro H. Navarro
reseña para el actual número de TEBEOSFERA, dedicado a las revoluciones, una historieta sencilla publicada aisladamente en un tebeo de los años ochenta. Esta obra de Cava y Usero es una joya gráfica de nuestra historieta, con escasas páginas pero de gran intensidad.



Tebeosfera. Historietas para la historia.

sábado, 30 de diciembre de 2017

SENTIDO ADIOS A 2017


Casi se nos ha ido 2017, el año del “turismo sostenible” que hizo insostenibles los atentados en Estambul, Bagdad, Florida, París, Londres, San Petersburgo, Alejandría, Mánchester, Bangkok, Teherán, Melbourne… y sesenta localidades más. Ha sido el año en el que depusieron a Mugabe, presidente aún con 93 años, y el año en el que pusieron a Trump (otro que tal baila) que amenaza con quedarse hasta los cien. Ha sido el año de las manifestaciones feministas e independentistas, de las marchas anticorrupción (en Bucarest, por ejemplo) y en favor de la acogida de refugiados; fue el año de la Marcha para la Justicia. Nunca antes había estado tanta gente junta en la calle. 2017 fue el año del fútbol más astronómico y de la astronomía bien apresada (por las ondas gravitacionales). El año en el que volvieron Zelda, Blade Runner y Depeche Mode; el año de la Switch y de la pantalla infinita.

También fue el año en el que se nos murieron autores de tebeos. Tres mujeres (Goetzinger, Herrero y Tovar) y sesenta y un hombres, según nuestras cuentas. De los españoles, se nos han ido artesanos como Antonio G. de Santiago; guionistas como Flores Thies; técnicos como Jordi Solé; renovadores como Azpiri; artistazos como Prunés; conocedores, como Coma; chispeantes, como Arretxe (Bisnieto) o puntuales, como Balaguer, entre otros. Sentimos mucho estas pérdidas, como las de otros grandes autores que exhalaron su último aliento en 2017: Wrightson, Taniguchi, Williamson, Baxendale, Jidéhem, Lubbers, Rius… una herencia de genialidad que ya no podremos recuperar, salvo acariciando de nuevo las páginas de sus tebeos. Leámoslos.





































































Tebeosfera. El último adiós, el penúltimo día.